Thomas Phan
el 27 de noviembre, 2001
Español-4
Composición 3
Versión 3

Logrando un sistema educativo ideal

Se sabe bien que nuestras escuelas y sistema educativo sirven como fundaciones para nuestra sociedad. Desafortunadamente, ningún sistema es ajeno a la crítica en cualquier país. Sin embargo, un sistema educativo ideal puede ser logrado si vemos y seguimos varios ejemplos de sistemas por el mundo. Si tomamos los mejores puntos de programas internacionales, podemos ver temas repetidos. Un sistema ideal proporcionaría oportunidades para todos los niños. Además, una escuela en tal sistema se manejaría bien y tendría los mejores recursos para ambos los maestros y los estudiantes.

Una escuela en un sistema educativo ideal ofrecería las mismas oportunidades para todos los niños sin importar su nivel económica o social. Por ejemplo en La Habana, Cuba, a los niños se dan el derecho de tener una educación gratis. En ese caso, sus padres no necesitan preocuparse que sus hijos estarán en desventaja respecto a otros niños en el futuro. Como otro ejemplo, en EEUU las personas incapacitadas están protegidas con leyes federales que les dan los mismos derechos de educación como cualquier persona. Las oportunidades educativas deben también extenderse al currículo; los niños deben tener exposición a una variedad de temas en su escuela. Por ejemplo, en La Habana su currículo tiene una mezcla de artes y humanidades. En EEUU hoy en día, a los niños se muestran nuevas tecnologías cada vez más, como la Internet y otras cosas así. Aunque las escuelas en EEUU hoy puede parecer obsesionadas con tecnología, los niños continuan recibir una educación que incluye tantos temas como literatura, matemáticas, y ciencia. Tienen también las oportunidades de jugar deportes y tocar instrumentos musicales.

Un sistema educativo ideal debe estar bien manejado. Para reclutar a los mejores maestros, los maestros deben ganar un sueldo alto; este los inspiraría a enseñar mejor. En las escuelas privadas en EEUU y en escuelas públicas en Europa, los maestros están bien pagados. Además, las escuelas deben tener los recursos y equipamiento suficientes para proporcionar la mejor enseñanza. Para darles a los niños atención suficiente, debe haber una proporción baja de estudiante a maestro. Según un informe de 1996 [1], en Noruega y Dinamarca hay una tasa de diez estudiantes por cada maestra en las escuelas públicas. Esta situación puede solamente ayudar el desarrollo de un niño. Los niños debe tener muchas horas de educación; en EEUU y los Países Bajos, los niños tienen más de mil horas de enseñanza cada año [1], la cantidad más alta en el mundo. Tanta educación ayudará darles disciplina a los niños y prevenir que sean perdedores. Finalmente, las comunidades y el gobierno tienen que mantener el sistema con dinero suficiente. En Finlandia y Noruega, 4,9 por ciento de su producto domestico bruto está dado a los gastos públicos para cada estudiante (para comida, transporte, y otras cosas) [1]. Tanta consolidación de dinero sirve como una inversión sabia para el futuro.

La importancia de nuestro sistema educativo a nuestro país es claro. Debemos entender las limitaciones de nuestro sistema y ver a los mejores ejemplos de otros sistemas a través del mundo. Sin embargo, tal estudio es sin valor si no integramos cambios beneficiosos en nuestros programas. Debemos desatender opciones políticas y hacer las decisiones afectando nuestro sistema educativo. Tantas opciones deben ser basadas solamente en las consideraciones para nuestros niños y nietos.

Referencias:

[1] http://www.aft.org/research/reports/interntl/sba.htm