Sabiendo cuándo intervenir

El ejército de los EE.UU. ha intervenido en otros países muchas veces por diferentes razones. Los EE.UU. se han tomado el papel de la policía del mundo, y por lo tanto su intervención militar en otros países se puede justificar bajo circunstáncias específicas. Los EE.UU. tiene dos intereses para utilizar una acción militar. Primero, quiere defender los derechos humanos y mantener la seguridad occidental contra el comunismo y el terrorismo. Segundo, tiene que defender los negocios estadounidenses en países extranjeros. Aunque los EE.UU. se justifica al utilizar la fuerza militar para defender la seguridad, jamas es necesario ni justificable ir más allá de lo estrictamente permitido, aunque sea para apoyar los negocios estadounidenses en países extranjeros.

En años anteriores, los EE.UU. ha ayudado con fuerza militar en situaciones dónde la seguridad del mundo occidental y los derechos humanos han estado en riesgo. Los EE.UU., el cual desempeña el papel de la policía del mundo, ha intervenido en países como Bosnia, Somalia, y Afghanistan dentro de la década pasada para defender las injusticias y el terrorismo, dos problemas que afectan al mundo. Por otro lado, los EE.UU. debe permanecer fuera de los problemas externos y debe seguir estrictamente la ley establecida por las Naciones Unidas aunque la única razón sea de ayudar a los negocios estadounidenses. Un ejemplo bueno de esto es que el 4 de febrero de este año, los EE.UU. prometió $98 millones al gobierno de Colombia para ayudar a ellos a proteger el oleoducto de Caño-Limón. El oleoducto, el cual lleva petróleo para "Occidental Petroleum" de Los Angeles y otros negocios, fue atacado varias veces por las guerrillas el año pasado. En este caso, los EE.UU. está haciendo lo correcto al prestar ayuda financiera y no apoyo militar a Colombia. Cualquier despliegue militar allí podría ser visto como interferencia con la guerra civil.

Es dificil de determinar la línea entre ayuda e interferencia. Los EE.UU. no debe mandar fuerza militar a menos que la seguridad del país o de los derechos humanos estén en riesgo. Apoyo indirecto es suficiente en la mayoría de los casos.