Las obligaciones militares de Puerto Rico

La gente de Puerto Rico viven en una situación rara. Puerto Rico existe debajo de la bandera de los EE.UU. pero no está considerado un estado oficial. A pesar de este hecho, recibe muchas ventajas, incluyendo apoyo financiero y militar. Por estas razones, los ciudadanos de Puerto Rico están obligados a participar en cualquier reclutamiento militar de los EE.UU.

Como otras posesiones de los EE.UU. (como las islas de Guam y las Marianas), Puerto Rico goza muchos beneficios. Específicamente, Puerto Rico sigue sus propias leyes de impuestos y recibe la protección militar de los EE.UU. Además, cambia $47 millardos en el comercio anual con los EE.UU. y recibe 5 millones de los turistas cada año. Su producto doméstico bruto por persona en 2000 fue $10.000. Aunque este indice no es alto, en comparación a otros paises latinoamericanos, parece normal. El índice fue $9.100 en Mexico, $6.200 en Columbia, y $12.900 en Argentina. (El estado de Virginia de Oeste tuvo el más bajo en los EE.UU, $22.500). Lo malo con la situación es que los puertoriqueños no tienen todos los derechos que tiene un ciudadano en los EE.UU. No pueden votar en las elecciones nacional de los EE.UU., no reciben el mismo nivel de la ayuda financiera que reciben los 50 estados, y no pueden controlar su propria tierra. Por ejemplo, hay mucha controversia acerca de la base militar estadounidense en la isla de Vieques ahora porque la gente no quieren que los EE.UU. utilize la isla para practicar. (George W. Bush ha prometido que los militares saldrán en 2003.) Sin embargo, los apectos positivos compensan los negativos. El precio de recibir las ventajas que da los EE.UU. es que los ciudadanos deben contribuir, aún por servir en el militar de los EE.UU. si la situación lo demanda. Aunque hay muchos diferencias entre las culturas de los EE.UU. y Puerto Rico, es un precio que tiene que ser pagado.

Como un protectorado, Puerto Rico y su ciudadanos deben desempeñar su papel en la comunidad de los EE.UU. Lo interesante es que su rara situación es debida a su propia elección. Aunque no tienen un voz en eligir el presidente de los EE.UU., sí tienen su propio gobierno organizado y sistema de votar. En 1993 y 1998 los ciudadanos eligieron permanecer un protectorado en vez de hacerse un estado. De cualquier manera, ellos deben hacer su deber, incluyendo ser reclutados para el servicio militar.